Blog Toprural

Blog de turismo rural y escapadas fin de semana

Disfruta del color del otoño en los mejores bosques de Europa

- 15 de October de 2013 - Publicado en: Rutas

Lo hemos dicho muchas veces y no nos cansamos de repetirlo. El color del campo en otoño puede ponerte los pelos de punta. Y el color de un bosque ya puede ser impresionante. Pero no sólo en España. Hoy te traemos una pequeña selección de 5 bosques europeos dignos de visitar y conocer.

1. Bosque de las Landas, Francia

Con más de 1 millón de hectáreas es el bosque más grande de Europa Occidental, y nos pilla muy cerca. Es una zona que estuvo poblada de dunas de arena húmeda en movimiento, siendo un terreno estéril denominado en la Edad Media como “la lande“. Era difícil de atravesar (que se lo digan  a los peregrinos que trataban de llegar a Santiago) y se inundaba en temporada de lluvia, popularizando el uso de zancos para cruzarlo. Hasta que en 1857 Napoleón III comenzó una plantación masiva de pinos para fijar el terreno creando una tierra útil. De este modo aparece el bosque más extenso de Francia, conservando la duna más grande de Europa en su interior: Duna de Pilat.
Imprescindible alojarse en una de las casas rurales en Las Landas, Aquitania, Francia.

2. Parque Nacional del Bosque Casentinesi, Italia

Parque Nacional italiano creado en 1993, tiene 365 kilómetros cuadrados, dividido entre tres provincias:  Forlì Cesena, Arezzo y Florencia. Se han catalogado 48 especies diferentes de árboles y arbustos, así como ciervos, gamos y jabalíes; y tiene el honor de ser uno de los bosques mejor conservados de Italia. En los alrededores destacan la Cascadade la Acquacheta, mencionada por Dante Alighieri en la Divina Comedia; el monasterio de Camaldoli; y el santuario de La Verna. También recomendamos hacer un picnic en la zona de San Paolo in Alpe.
Puedes alojarte en cualquiera de estas casas rurales en Emilia Romagna, Italia.

3. Bosque del Parque Natural de Sintra-Cascais, Portugal

A tan sólo 30 kilómetros de la capital lusa podrás encontrar este maravilloso espacio natural digno de cuentos de hadas. Sin contarte las bondades de, por ejemplo, el Palacio Nacional de Sintra, que merece la pena y mucho visitar, o el Palacio da Pena, reconocido como una de las 7 Maravillas de Portugal, nos centraremos en el bosque de este Parque Natural, de 15 mil hectáreas donde podrás también disfrutar de dunas, lagos y riachuelos.
Y para no perderte detalle puedes alojarte en una de estas casas rurales cerca de Sintra, Portugal.

4. Los arces gigantes en el parque natural de Karwendel, Austria.

Es el más grande del país y todo un espectáculo en otoño. A su alrededor, paredes rocosas que rodean un valle. El Parque Natural es el lugar ideal para excursionistas, senderistas y ciclistas de montaña, con rutas muy interesantes. Fue declarado reserva natural en 1928 y es el parque más antiguo y la mayor área protegida de Austria, en total 800 kilómetros cuadrados de los cuales el 80% se encuentran en el Tirol.
No te lo pienses, disfruta de esta zona en una de estas casas rurales en Tirol, Austria.

5. Parque nacional de Berchtesgaden, Alemania

Espacio protegido desde 1978, situado en Baviera, es el único Parque Nacional Alpino de Alemania. Rutas de senderismo, lagos, bosques… lo tiene todo, y mucho más en otoño.
Para visitarlo puedes quedarte en una de estas casas rurales en Baviera, Alemania.

Hasta aquí nuestra selección de los 5 bosques europeos imprescindibles para una visita en otoño. Pero si no te apetece irte muy lejos, también tenemos estos 5 bosques para disfrutar del otoño sin salir de España.

El bosque de Muniellos, un privilegio en Asturias

- 19 de April de 2011 - Publicado en: Ecología, Rutas, Turismo rural

Volvemos con la serie de posts que estamos dedicando a celebrar el Año Internacional de los Bosques. Y de nuevo volvemos con otra de vuestras sugerencias: el bosque de Muniellos, situado en el suroeste asturiano.

Foto de Txenoo

La impresionante riqueza de Muniellos está protegida desde 1970, cuando se prohibió la tala. En 1982, cuando fue declarado Reserva Biológica Nacional, se empezó a restringir el acceso. Finalmente es declarado Reserva Natural Integral en 2002. Además, pertenece al Parque Natural las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, que es a su vez Reserva de la Biosfera.

De hecho, el bosque se encuentra a medio camino de Ibias y Cangas del Narcea. El monte Valdebois está en el primer concejo y los montes de Muniellos y de La Viliella, en el segundo. Es una tierra bañada por el agua del río Muniellos (que va a morir al Narcea) y de multitud de arroyos que recorren los valles (sobre todo tras el deshielo).

Visitar Muniellos es un privilegio, literalmente: sólo 20 personas al día pueden recorrer sus veredas. Y tiene que ser así para proteger uno de los entornos naturales más espectaculares y mejor conservados de la cornisa cantábrica.

Porque Muniellos es el mayor robledo de la Península Ibérica y uno de las mejores conservados de Europa. Porque Muniellos tiene una población de aves cuya riqueza lo convierten en Zona de Especial Protección de Aves. Porque el lobo, el oso y el jabalí lo recorren a sus anchas (aunque son tímidos y no se dejan ver fácilmente).

Pero no sólo hay robles, también hay hayas, avellanos, arces y fresnos. Incluso abedules en las zonas altas. Y musgos y líquenes mordiendo sus troncos. Urogallos y pitos negros comparten las ramas con herrerillos, capuchinos o mirlos. Desde las alturas, el águila real vigila a los gatos monteses, a los zorros o a las depreocupadas crías de corzos y rebecos.

El paisaje de Muniellos es cambiante. De las ramas desnudas y la nieve del invierno a la explosión de colores de la primavera, de las nieblas de verano a los suelos cubiertos de hojas del otoño. Quizás los mejores meses para visitar el bosque sean abril y mayo, por un lado, y octubre y noviembre, por otro, aunque es verano cuando hay mayor afluencia de público.

Lo mejor que se puede hacer en Muniellos es caminar, recorrer los dos itinerarios principales que atraviesan el bosque (uno más fácil y más corto, para quien no sea experto). Ascender hasta las cuatro lagunas (La Peña, Grande, Fonda y La Isla) que dan fe del origen glacial del lugar. Y disfrutar del paisaje, de los encuentros inesperados con los moradores del bosque, pero siempre con cuidado: los trasgus y los cuélebres pueden aparecerse en cualquier momento.

Información útil:

  • Cómo acceder: Desde la carretera comarcal AS-211 se enlaza con la carretera regional AS-15 y luego se coge un camino hasta la Casa del Guarda, de donde parten los itinerarios.
  • Dónde pedir acceso: En los teléfonos 012 (desde Asturias), 985279100 (desde fuera de Asturias) o en la web www.asturias.es. Hay que hacerlo con toda la antelación posible.
  • Dónde alojarse: En Cangas del Narcea o en Ibias o el más cercano Moal.

¿Has visitado el Bosque de Muniellos?