Blog Toprural

Blog de turismo rural y escapadas fin de semana

El Caurel. O todos los colores que puede tener una hoja

- 7 de October de 2014 - Publicado en: Rutas, Turismo rural

¿Sabes por qué las hojas de los árboles cambian de color en otoño? En realidad no es por el frío, como piensan muchos, sino porque al acortarse los días, los árboles van recibiendo menos luz para producir clorofila, que les da a las hojas su verdor. En realidad, todos esos colores ocres, marrones, amarillos… están siempre en la hoja, pero durante la primavera y el verano están agazapados debajo del verde de la clorofila hasta que se liberan y salen en otoño.

Otoño en Courel, foto de macope en Flickr

Este fenómeno en pocos lugares de nuestro país resulta tan impresionante como en la sierra del Caurel (también llamado Courel) al suroeste de la provincia de Lugo. Al llegar el otoño, sus miles de castaños, acebos, hayas, tejos, robles, abedules y hasta orquídeas salvajes van cambiando el color de sus hojas en un espectáculo que te proponemos vayas a admirar. ¿Cuántos colores crees que puede tener una hoja? ¿Cien, mil, un millón? Si vas al Caurel, seguramente podrás verlos todos.

El paisaje es de cuento total, una sucesión de pequeños y frondosos valles escondidos entre montañas desde cuyos picos las vistas son de una belleza arrebatadora. Si ya lo son en cualquier época del año, imagínate cómo serán en otoño, con el espectáculo de los milenarios bosques cambiando de color.

Otoño en O Courel, foto de Roberto Martínez en Flickr

No olvides subir al Pico Paxaro, o al más alto de todos, Formigueiros, en cuya ladera norte está la Devesa de A Rogueira.  Ésta es un bosque que contiene todas las especies vegetales de Galicia no costeras, un compendio de toda la belleza de los bosques galaicos reunidos en uno solo de una belleza exuberante, considerado uno de los mejores bosques de la península Ibérica por su biodiversidad. Por sus laderas y las de los montes cercanos se pasean lobos y osos, martas, comadrejas, nutrias, tejones, y hasta jabalíes y algún que otro corzo.

Toda la comarca ha vivido un plan de desarrollo para dar vida a sus pueblos y aldeas, construidos muchos de ellos con la pizarra típica de la zona. Froxán, en la parroquia de Vilamor, o Seceda, son ejemplos de aldeas medievales con angostas callejuelas que dan buena cuenta de la riqueza etnográfica de la zona.

Puedes acercarte también a ver los restos de alucinantes minas romanas como las de A Toca y el Turubio, de donde se extraía oro; las cascadas naturales de Vieiros o la de Rexíu; o acudir a ver los muchos lugares que todavía quedan de arquitectura castrense.

Las posiblidades para el senderismo son tan numerosas como los miles de colores de los millones de hojas que vas a ver. Sí, puedes ir en cualquier época del año, pero si quieres ver el Caurel cuando explota de belleza, ahora es el momento.

Dónde quedarte? No te preocupes, tienes todas estas casas rurales para ir a conocer el Caurel.

Tags: , , ,

Deja un comentario

Su cuenta de correo no será publicada.

*