Blog Toprural

Blog de turismo rural y escapadas fin de semana

Escapada de fin de semana a Menorca: gran parque natural

Se acerca la deseada y nunca suficientemente larga temporada de playa. Para todos los que ya tenéis mono de mar, de su olor y sus agradables temperaturas, os vamos a recomendar una escapada de fin de semana a Menorca, ese gran y desconocido parque natural.


Simón, propietario de la casa rural Agroturismo Sa Torre Blanca, nos hace de guía por esta preciosa isla. No tiene desperdicio:

¿Sobre qué zona de Menorca estamos hablando?

Toda Menorca es un gran parque natural, sobre todo para el visitante ocasional, que ve un sitio tan natural y tranquilo a tiro de piedra de la populosas y frenéticas ciudades europeas. No obstante, la zona abanderada de Menorca, por constituir en sí misma un todo representativo e indivisible como pocos, es el parque natural de S’Albufera d’es Grau, illa d’en Colom y Cap de Favaritx, situado en el este de la isla, e incluye la zona húmeda más importante de Menorca.

Es un parque natural con tres áreas bien definidas y cada una formada por una gran variedad de ecosistemas: zonas húmedas, tierras de pastoreo y cultivo, montes boscosos, comunidades litorales, acantilados, dunas y playas. Sus valores naturales, paisajísticos y etnológicos, han hecho al área merecedora de parque natural, y sumando los otros atributos, a toda Menorca, Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

Parque natural de S’Albufera d’es Grau

S’Albufera d’es Grau es una laguna de 2 Km. de longitud y una superficie de unas 70 ha. situada a nivel del mar y cerrada por un sistema de dunas que le permiten el desagüe al Mediterráneo por un canal único y estrecho, a modo de río, la “Gola”. El espejo de agua está salpicado con pequeñas islas, refugio inmejorable para las aves al no ser perturbadas, con algo de vegetación. El Prat es una zona que es la expresión de la vida del parque, puesto que a modo de ritmo cardíaco se inunda o se presenta seco, de acuerdo a la estación y el nivel de agua del lago.

La isla D’en Colom

Separada de la costa a escasos 200 m. el islote tiene una superficie de 60 ha, y su utilidad ha variado con los tiempos, se usó como lazareto, se cultivó una parte y se explotó con poca fortuna una mina de plomo. En la actualidad su uso es turístico, sobre todo de bañistas y visitantes ocasionales que acceden en barcas de recreo. La isla en sí está actualmente deshabitada y recordamos que la visita del interior de la Illa d’en Colom no está permitida, sólo es posible visitar sus playas.

Primera manifestación vegetal sobre la playa

Desde la playa hacia el interior, el primer grupo de plantas es un grupo de hierbas, poco denso y bajo, incapaz de parar el efecto del viento. Alguna planta forma una especie de “césped rastrero”, como el Medicago marina. También observamos fácilmente el cardo panical (Eryngium maritimum), una lechetruzna (Euphorbia paralias), el lirio de playa (Pancratium maritimum) o el carrizo de arenal (Ammophila arenaria), gramínea que corona y fija los primeros montículos de arena.

El extremo occidental de la playa

La vegetación posee un porte diferente respecto al sustrato, que en vez de ser de arena es terrícola y más consistente; aunque está protegida del viento dominante, recibe la influencia de la salazón marina. A pesar de ser un ambiente diferenciado del de la playa, el suelo es bastante escaso de anchura.

Confundiéndose con la maquia litoral, pero más hacia el interior y alejada del efecto salino del mar, podemos identificar otra comunidad vegetal. Es el grupo de plantas que forman el acebuchal. Se encuentra especialmente en las cimas de las elevaciones orográficas y tiende a desarrollarse mejor orientado hacia el sur o vertientes no castigadas por el viento de Tramuntana (norte). 

El interior de las dunas

Alejándonos del mar, observamos que la vagetación va fijando la arena cada vez más. Respecto a la playa, se ven numerosas diferencias de composición y porte en la vegetación, así como el número de especies. El pinar-sabinar es fundamentalmente fijador de la arena, formándose dunas que crecen al ser retenidas. Esta masa vegetal tiene el importante papel de hacer de barrera natural entre la playa y el extremo oriental de la Albufera y Sa Gola.

Sistema de compuertas de Sa Gola

Cerca de las casas de pescadores tenemos una vista amplia hacia la laguna, y también hacia el canal de comunicación con el mar, Sa Gola, rodeada de comunidades vegetales terrestres.

Agradecemos enormemente a Simón esta completa guía y os proponemos una visita a la zona desde su casa rural: Agroturismo Sa Torre Blanca.

Tags: , , , ,

Deja un comentario

Su cuenta de correo no será publicada.

*