Blog Toprural

Blog de turismo rural y escapadas fin de semana

5 casas rurales para dormir cerca de las estrellas (Michelín)

- 17 de March de 2015 - Publicado en: Gastronomía

Comer en un restaurante con estrella Michelín no es algo que se haga todos los días y por eso, porque es una ocasión especial, todo lo demás tiene que acompañar. La compañía, claro, pero también el entorno y, sobre todo, el alojamiento. Te proponemos una selección de casas rurales para que disfrutes al máximo de tu experiencia gastronómica.

Restaurante

Un restaurante que presume de hospitalidad y una casa con vistas al Sella

Restaurante Casa Marcial

Acogedora, como la casa de postas que un día fue, Casa Marcial no presume de sus dos estrellas Michelín, si no de su hospitalidad y del trato al cliente. Es la seña de identidad de los hermanos Manzano que heredaron de sus padres junto con las riendas del negocio.

La carta aúna cocina vanguardista con cocina asturiana de toda la vida hasta el punto de que puedes elegir entre el menú tradicional o el menú gastronómico. En los fogones está Nacho Manzano y, en la sala, los mandos los lleva su hermana, Sandra. ¿El aperitivo? El entorno que te lleva hasta Casa Marcial.

Casa El Trechal, Arriondas, Asturias

El Trechal, Asturias

La escapada gastronómica empieza en Casa Marcial y acaba en los desayunos caseros de Casa El Trechal. Todos sus huéspedes coinciden. Pero también hablan de las espectaculares vistas a la vega del Sella y sus montañas, y de la preciosa casa rehabilitada respetando la típica estructura asturiana.

Un restaurante con puertas al mar y una antigua masía para descansar

Restaurante Miramar

Casi en al frontera con Francia, en esa pequeña punta de lanza que cierra la península ibérica, encajado entre las montañas y el Mediterráneo, se encuentra el pueblo de Llançà. Y en su paseo marítimo, asomado al vaivén de las olas, está el restaurante Miramar.

En sus fogones el chef Paco Pérez crea una cocina muy arraigada en la tradición que vuela gracias a su toque vanguardista. Sus platos y una cuidadosa atención en sala le han valido las dos estrellas Michelín que guían como un faro hasta la mesa a todos los amantes de la buena comida.

Can Ramón del Primo, Vilajuiga, Girona

Can Ramon del Primo

Adentrándote un poco en el Alto Ampurdán, a sólo unos kilómetros de Llancà, se encuentra Can Ramón del Primo, una antigua masía del siglo XVIII. Es un lugar tranquilo pero privilegiado: no sólo te permite acercarte al restaurante Miramar, además puedes aprovechar para visitar Figueres y la costa gerundense. Otro detalle: admiten animales.

La mejor cocina a la parrilla y una casa rural entre viñedos en Getaria

Restaurante Elkano

2014 fue un año agridulce para Elkano. Por un lado, recibió su primera estrella Michelín y celebraron su 50 aniversario; por otro, en febrero fallecía Pedro Arregui, el fundador y alma de este restaurante de Getaria. Pero Aitor, su hijo, que además fue futbolista en Primera División, pone todo su empeño en conservar el trabajo de su padre.

Dice Aitor que su cocina es limpia, alejada de artificios. Lo fían todo a la parrilla, de la que son pioneros en España. Probablemente no comerás un rodaballo a la parrilla mejor, pero también elaboran otros pescados, mariscos y carnes. No todo es tradición: el juego y la innovación la aplican en los entrantes y los postres.

Casa rural Usotegi, Getaria, Guipúzcoa

Casa rural Usotegui

A sólo 5 minutos de Getaria, entre viñedos, está la casa Usotegi. Regentada por Aitzpea y su hermana, las habitaciones son cómodas y grandes, pero lo que te dejará sin aire serán las vistas. Es la misma conjunción perfecta que la de la carta de Elkano: campo y mar desde la ventana. Un lugar idóneo para desconectar o como base de operaciones para descubrir el País Vasco.

Las mejores croquetas de jamón del mundo y una casa rural de la que no querrás salir

Restaurante La Casa del Carmen

Hay un plato que va a salir en cualquier texto que leas sobre este restaurante: croquetas de jamón. Las mejores de España, se lee por ahí, acompañado de comentarios de afortunados que las han probado y lo corroboran. Pero no sólo de croquetas se vive (bueno, vale, si están tan ricas es posible) y la carta de La Casa del Carmen tiene platos que no se quedan atrás.

Combinan la cocina manchega de toda la vida con toques de renovación, igual que el salón: clásico pero perfectamente adaptado al siglo XXI. Pichón, pescado de lonja, morteruelo, paletilla… Por suerte no hay que elegir sólo uno porque puedes optar por uno de los dos menús degustación.

Casa Ester, Olías del Rey, Toledo

Casa Ester

Esta casa rural es uno de esos lugares de los que es difícil escapar porque lo ofrecen todo: unas habitaciones amplias y muy cómodas, con ventanales que dan al jardín y a la piscina, una cocina enorme, barbacoa y un salón del que no querrás salir. Ah, y si vas con niños, la zona de juegos es perfecta: columpios, tobogán y juguetes para los más pequeños. Eso sí, te animamos a que salgas a dar una vuelta por el entorno o por el casco histórico de Olías del Rey.

Un restaurante que aúna tradición y modernidad, y una casa rural del siglo XVII

Restaurante La Botica de Matapozuelos

Este restaurante esconde, de nuevo, una historia familiar. Pero, además, es el resultado de la unión perfecta entre la cocina de Teodoro de la Cruz y de su hijo Miguel Ángel. La tradición del padre y la modernidad del hijo que dan lugar a una carta merecedora de una estrella Michelín.

Muy preocupados por ofrecer productos de la tierra, Miguel Ángel y Teodoro llenan su despensa gracias a una red de productores locales, cuidando todo lo posible el medio ambiente. Pero, además, el más pequeño de los De la Cruz, Alberto, cuida hasta el detalle la sala y especialmente la bodega, gracias a una selección de vinos de la comarca que difícilmente encontrarás en otro lugar.

Hotel rural Posada del Pinar, Pozal de Gallinas, Valladolid

Hotel Rural la Posada del Espinar

Ahora imagina volver de una espectacular comida en La Botica y encontrarte en medio de un pinar de 130 hectáreas, en un hotel rural del siglo XVII con distintivo de Posada Real. Imagina que paseas por sus jardines o disfrutas de una última copa en el agradable comedor, bajo su bóveda de ladrillo. Lo bonito es que no tienes por qué soñar, es una experiencia que está al alcance de la mano.

Tags: , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Su cuenta de correo no será publicada.

*