Blog Toprural

Blog de turismo rural y escapadas fin de semana

Las Encarnas: una casa rural para un cambio de vida

- 24 de September de 2015 - Publicado en: Historias rurales

Es el sueño de tantos y ya casi parece un cliché. Cambiar el campo por la ciudad, el estrés y el ajetreo por una vida tranquila, el metro por un paseo corto saludando a los vecinos. Cambiar de vida. Eso es lo que han hecho Óscar y Nerea: dejar Madrid para vivir en Braojos, un pueblo de la Sierra Norte.

Casa rural Las Encarnas

Porque en Braojos está Las Encarnas, una casa rural que antes fue la lechería de los bisabuelos de Óscar. En ese pueblo se ha criado él y antes de él sus padres, sus abuelos y sus bisabuelos. Cuando su madre la heredó, no se lo pensó: compró los terrenos y dejó un trabajo inestable por una apuesta: montar una casa rural.

Lo de montar no es una manera de hablar. Estaba todo por hacer y Óscar se involucró hasta el último detalle, desde poner un ladrillo hasta elegir la decoración de la casa. Mantuvieron los muros, redescubrieron las vigas de madera… Ahora, la casa tiene seis apartamentos y está equipada con todo lo que un huésped puede necesitar, incluyendo un jacuzzi.

El nombre fue cosa de Nerea, pero es que tenía sentido: son muchas las mujeres de sus familias que se llaman Encarna. Hasta tal punto la casa forma parte de sus vidas, que Nerea se puso de parto un 18 de enero recibiendo a unos huéspedes. Pero ha sido duro, cuentan. Nerea sigue trabajando en Madrid y la vida en el pueblo no siempre es fácil. Aunque no dudan en ningún momento: ha merecido la pena.

¿Por qué? Para empezar, por la hija, que disfruta de la vida en Braojos, de las posibilidades de la vida en el campo. En Braojos no tienes teatros o cines, dice Nerea, pero en Madrid no puedes irte a ver los caballos o salir a dar un paseo por el monte.

Casa rural Las Encarnas

Además, al pueblo no le falta encanto, como saben los huéspedes de Las Encarnas. En el propio pueblo está el viejo molino de cereales que luego fue la primera “central eléctrica” de la zona. Además, la iglesia de San Vicente Mártir o la ermita (situada a un kilómetro del pueblo) completan un patrimonio sencillo pero muy típico de la Sierra.

La naturaleza y la historia ponen el resto. De Braojos salen tres rutas marcadas de senderismo para recorrer la sierra, un plan perfecto para cuando llega el buen tiempo en primavera y verano. En invierno, cuenta Nerea, lo que buscan los huéspedes es encender la chimenea y disfrutar de la tranquilidad de Las Encarnas.

Por su situación estratégica, de paso a Segovia, muy cerca del puerto de Navafría, Braojos y sus alrededores se convirtieron en un escenario importante de la Guerra Civil en Madrid. Todavía quedan restos, búnkeres, trincheras, fortines, etc., que se pueden visitar para no olvidar la historia.

Tags: , , ,

Deja un comentario

Su cuenta de correo no será publicada.

*