Blog Toprural

Blog de turismo rural y escapadas fin de semana

Binibeca (Menorca): el pueblo centenario que nació hace apenas 50 años

- 22 de August de 2017 - Publicado en: Escapadas de fin de semana

Entre las muchas razones que se pueden encontrar para visitar Menorca está conocer el precioso pueblo de Binibeca, al sureste de la isla. Sí, a primera vista parece un centenario y tradicional pueblo de pescadores, pero en realidad acaba de cumplir 50 años. Binibeca nació en 1972. Sigue leyendo para descubrir la explicación a este misterio.

Binieca, Menorca

Binibeca nació como una urbanización pensada para recrear un idílico pueblo menorquín, obra del aparejador local Antonio Sintes y del arquitecto barcelonés Javier Barba Corsini. Donde solo había un pequeño núcleo de casas, estos visionarios levantaron una recreación idílica del típico pueblo de pescadores mediterráneo. 

Comenzaron por la plaza mayor, la iglesia y el paseo marítimo, y a partir de aquí se fueron construyendo las casas, unas ciento sesenta y cinco viviendas. Todas juntas forman un laberíntico pueblo blanco donde es difícil encontrar dos casas iguales, ya que tuvieron que ir adaptándose al terreno y a las necesidades de cada encargo.

Hay quien considera Binibeca un parque temático, un pastiche, pero lo que no tiene sentido es negar su belleza. ¿Una belleza quizá demasiado perfecta? Si ese es su gran defecto, esto no desanima a los miles de turistas que la visitan cada año. Binibeca se ha convertido en una de las visitas obligadas cuando se va a conocer la isla.

Las casas blancas con sus arcos y pórticos, con sus ventanas y balcones de madera, los estrechos y recoletos callejones… es como si cada rincón del pueblo hubiese sido pensado para crear belleza, con la vegetación surgiendo aquí y allá dando el toque de color justo y perfecto.

No tiene sentido viajar a Menorca y privarse de un atardecer en una terraza al mar en un enclave tan especial. Sí, es un poblado de ensueño. Hay quien lo considera un engaño para turistas, pero el resultado final es innegablemente atractivo.

Para llegar, basta con coger la carretera que va de Mahón a Sant Lluis e ir siguiendo las indicaciones. Y si aprieta el sol, puedes pegarte un baño en la playa del mismo pueblo, o acercarte a las cercanas playas de Binisafuller, Biniparratx, Binidali o Biniancolla, tienes dónde elegir. Los últimos rayos del sol del atardecer frente al azul del mar y el cielo, y el ambiente tranquilo y silencioso del pueblo serán el colofón perfecto para tu visita. Tómate tu tiempo.

Si vas a Menorca, vive la isla de forma distinta disfrutando de una de nuestras casas rurales.

Deja un comentario

Su cuenta de correo no será publicada.

*